Lección 11: Recesión

02:00, 01 January 1970

1667469071.jpg

No existe ninguna inversión "a prueba de una recesión", pero existen determinadas acciones, fondos y estrategias que podrían ayudarte a sobrellevar mejor una recesión o incluso una crisis económica. Sin embargo, la forma más eficaz de gestionar tu dinero en una recesión puede depender de varios factores, como tu tolerancia al riesgo y tu horizonte temporal. 

Existen varios aspectos que debes conocer antes de comenzar a operar en una recesión. A continuación, te presentamos una guía práctica que puede ayudarte si quieres operar e invertir de forma inmediata en una recesión: 

  • Abre una cuenta de trading de CFDs si quieres cubrir tu riesgo o aprovechar oportunidades en mercados bajistas (ir en corto).   
  • Abre una cuenta de inversión si quieres comprar acciones defensivas o invertir la misma cantidad de forma regular, tanto si el mercado tiende al alza como a la baja.

Aprende más sobre las recesiones: qué son, qué las causa, cómo afectan a la economía y, lo más importante, qué puedes hacer para proteger tus inversiones.

¿Qué es una recesión?

Una recesión es un periodo en el que la economía de un país, una región o el mundo se contrae en lugar de crecer. Generalmente se considera que un país ha entrado en recesión si su economía se contrae durante dos trimestres consecutivos, medida principalmente por el producto interior bruto (PIB).

Aunque las recesiones pueden tener efectos importantes en la economía, son una parte necesaria del ciclo económico: las economías se expanden hasta alcanzar un máximo, y luego se contraen hasta llegar a un mínimo antes de volver a expandirse, y así sucesivamente. Un país está en recesión cuando pasa del punto máximo al mínimo. 

Las recesiones pueden provocar movimientos bruscos en el mercado, ya que las acciones tienden a ser bastante volátiles, lo que representa una oportunidad para los traders e inversores conscientes de los riesgos. 

Recesión vs crisis económica

Una crisis económica representa una situación en la que la economía de un país experimenta un brusco descenso de su actividad, normalmente provocado por una crisis financiera. La crisis económica puede adoptar la forma de una estanflación, una recesión o una depresión económica. 

Las crisis financieras casi siempre conducen a recesiones, pero no todas las recesiones conducen a crisis financieras. Una caída del valor de los bonos, del precio de la vivienda, de las acciones o de los mercados de divisas no crea por sí sola una crisis.

Recesión vs crisis económica

Una depresión económica es un periodo de desaceleración sostenida y prolongada de la actividad económica en una o varias economías. Es un descenso económico más fuerte que una recesión, que es una ralentización de la actividad económica en el transcurso de un ciclo económico normal. 

Una depresión es un declive más profundo que dura años. Sólo ha habido una depresión en la historia de Estados Unidos: la Gran Depresión. Duró una década.

¿Qué causa una recesión económica? 

Una recesión puede producirse por el colapso de un único sector de la economía y crear un efecto dominó que empiece a extenderse a otros sectores. Una burbuja inmobiliaria podría paralizar a los bancos, los cuales tendrían dificultades para prestar servicios a empresas y clientes, muchos de los cuales perderían sus viviendas, lo que provocaría un colapso generalizado.

Una crisis prolongada del petróleo podría hacer subir los precios y paralizar las principales industrias, lo que provocaría recortes de empleo que obligarían a un gran número de personas a apretarse el cinturón. 

Si la economía va bien, los prestamistas pueden ser excesivamente flexibles con sus préstamos, pero cuando los tiempos se ponen difíciles se quedan sin dinero y dejan a las personas con grandes deudas en un momento en el que pueden perder su trabajo o sufrir un recorte salarial. 

Una economía es un conjunto de múltiples factores -cuántos puestos de trabajo se ofrecen y de qué tipo, el estado del mercado inmobiliario y de la construcción, el rendimiento de la industria manufacturera, etc.- y todos ellos están estrechamente interrelacionados, de modo que, si uno se viene abajo, toda la economía se ve amenazada. 

Principales indicadores y señales de una recesión

El hecho de que existan numerosas vías por las que se puede iniciar una recesión significa que hay varios indicadores macroeconómicos que podrían indicar que se aproxima una nueva recesión. Algunos indicadores se adelantan a otros. Por ejemplo, las ventas tienden a caer antes de que una empresa despida trabajadores, lo que significa que un descenso de las ventas minoristas o mayoristas probablemente irá seguido de un aumento del desempleo. Es lo que se conoce como "indicadores retardados". 

Algunos de los indicadores más importantes de una recesión son: 

PIB

Si el crecimiento económico se ha ralentizado, normalmente por debajo del 2%, entonces se considera como un posible precursor de una recesión. Si el PIB cae en un trimestre, pero repunta en el siguiente, el país ha evitado técnicamente una recesión, pero también indica que es más probable que pronto se registren dos periodos consecutivos de contracción del PIB (es decir, una recesión). 

Inflación y tipos de interés 

Uno de los indicadores clave de una recesión es la inflación, así como la forma en que los bancos centrales responden a ella utilizando los tipos de interés. La inflación mide a qué ritmo sube el precio general de los bienes y servicios y, por tanto, el coste de la vida diaria. 

Cierto nivel de inflación se considera parte integral de la salud de una economía, pero si la inflación aumenta en exceso con demasiada rapidez, puede paralizar rápidamente todos los aspectos de la economía. Todo acaba siendo más caro: los consumidores ven aumentar el precio de su compra semanal y las empresas pueden ver cómo aumentan sus costes de producción y energía. El servicio de la deuda se hace más difícil y la economía debe apretarse el cinturón. 

La inflación aumentará en el periodo previo a una recesión, pero disminuirá (o se reducirá) durante la recesión propiamente dicha. 

Actividad manufacturera

El PIB representa el valor de todo lo que se fabrica en un país, por lo que el sector manufacturero, como productor de bienes, realiza una enorme contribución. En la mayoría de las grandes economías, esto se mide mediante algún tipo de índice de gestores de compras (PMI) del sector manufacturero u otro dato similar. Es importante señalar que estos PMI suelen calcularse con mayor frecuencia que el PIB trimestral, por lo general mensualmente, lo que significa que un descenso del sector manufacturero puede observarse antes de que empiece a repercutir en el PIB. Por tanto, los PMI manufactureros pueden indicar una posible caída del PIB en el futuro. 

Ventas minoritas / mayoristas 

Del mismo modo, un descenso en el número de productos comprados por empresas y particulares también puede ser una señal de que la economía se está ralentizando y se dirige hacia una recesión. Las ventas mayoristas representan la cantidad de bienes que compran las empresas, normalmente con la intención de venderlos a los consumidores a través de las ventas minoristas. Si las empresas empiezan a comprar menos a nivel mayorista, esto debería acabar repercutiendo en una caída de las ventas minoristas, que se calculan con mayor frecuencia (mensual) que el PIB, lo que las hace actuar como indicador.

¿Cuáles son los efectos de una recesión? 

Es fácil cometer errores durante una recesión si se olvida o no se comprende cómo se comportan determinadas inversiones durante una recesión y cómo están relacionadas entre sí. 

Los precios de las acciones suelen caer meses antes de que comience una recesión, lo que también implica que a menudo rebotan antes de que se considere finalizada la recesión. Es posible perderse toda una recesión si sólo se siguen las noticias. Por eso es fundamental conocer las señales tanto de una recesión como de una recuperación y saber cómo se comportan los activos durante esos periodos: 

Acciones

 

Como era de esperar, los mercados bursátiles sufren durante una recesión. Si la economía atraviesa dificultades, las empresas también, y esto perjudica a las valoraciones. Las empresas que cotizan en bolsa, bajo el escrutinio de los inversores, centran su atención en recortar costes y se enfocan en la eficiencia para mejorar la rentabilidad y compensar así cualquier caída de las ventas. Las acciones de crecimiento, especialmente las empresas sin beneficios vinculadas a perspectivas de alto crecimiento son las empresas que obtienen peores resultados durante las recesiones. 

Los precios de las acciones tienden a caer antes de que comience la desaceleración y casi siempre antes de que se anuncie una recesión. Si quieres aprovechar la caída de los precios, probablemente obtendrás mayores beneficios si compras antes de que empiece la recesión o durante su fase inicial. Además, las acciones que pagan dividendos en efectivo pueden proporcionar ingresos, lo que puede ayudar a compensar ciertas pérdidas de mercado en tu cartera. 

>> Cómo operar en bolsa

Bonos

 
Los precios de los bonos tienden a subir durante una recesión. Los bonos son menos populares cuando la economía marcha bien porque los inversores están dispuestos a buscar rendimientos más altos, aunque ello conlleve un mayor riesgo. Pero los rendimientos estables que ofrecen los bonos del Estado se vuelven más atractivos cuando los rendimientos de productos como la renta variable empiezan a caer a medida que la recesión económica comienza a afianzarse, y pueden actuar como refugio para los inversores de forma parecida al oro.

>> Cómo operar con bonos

Sector inmobiliario 

 

Los precios de las viviendas tienden a subir cuando la economía está creciendo y a bajar cuando hay recesión. Ser propietario de una vivienda de alquiler puede proporcionar a los propietarios unos ingresos mensuales constantes procedentes de sus inquilinos, incluso en periodos de recesión. 

Sin embargo, existe una oportunidad para quienes estén dispuestos a comprar en épocas de crisis. Muchas personas se ven obligadas a vender sus casas a precios muy bajos si atraviesan dificultades financieras, lo que puede suponer una oportunidad para que otras personas puedan entrar en el mercado. Los inversores pueden obtener una exposición a esta situación sin invertir directamente en propiedades, a través de un fondo de inversión inmobiliaria (REIT). 

>> Cómo operar con REITs

Materias primas 

 
Los distintos grupos de materias primas tienen diferentes factores que influyen en su precio. La mayoría de los metales se utilizan para construir un gran número de cosas, como edificios o equipos electrónicos. Los productos energéticos, como el petróleo y el gas, se utilizan para hacer funcionar edificios, máquinas y medios de transporte. Los productos agrícolas se consumen sobre todo como alimentos. Mientras que sectores como la construcción y el número de nuevos productos tecnológicos que se lanzan al mercado pueden disminuir durante una recesión, las personas siguen necesitando alimentos y productos energéticos.

Los elevados precios del petróleo han contribuido a recesiones anteriores, aumentando las facturas de electricidad de las empresas y presionando los bolsillos de los consumidores al elevar el coste de sus facturas de energía y gasolina. 

>> Previsión del precio del petróleo 

La mayoría de los inversores ven en el oro un activo refugio durante un mercado bajista. El precio del oro suele subir cuando los mercados se hunden. Cuando las cosas mejoran, los inversores vuelven a comprar acciones y venden sus reservas de oro. Esto hace que el precio del oro vuelva a bajar y se produzcan otras ventas masivas. 

>> Previsión del precio del oro 

Divisas 

 

El efecto de una recesión en el mercado de divisas es mucho más complejo, pero es un mercado en el que se puede sacar mucho partido. En realidad, depende de dónde se produce la recesión, si en un país importante o en un bloque de países que, en términos de comercio y finanzas, están muy entrelazados, como la zona euro. Las divisas siempre cotizan en pares, lo que significa que una divisa debe subir para que la otra baje, creando así oportunidades para los traders. 

>> Previsión de la cotización del EurUsd 

¿Cómo operar e invertir en una recesión?

Durante una recesión o una recesión económica, saber dónde invertir el dinero puede resultar difícil y estresante. Algunas inversiones, como invertir en acciones, pueden ser más arriesgadas en un mercado a la baja. Sin embargo, si sigues las estrategias que se mencionan a continuación, es posible que obtengas rendimientos más estables en una recesión:  

  • Cubre tus riesgos
  • Opera en corto para aprovechar oportunidades en mercados bajistas
  • Realiza un rebalanceo de tu cartera 
  • Utiliza el promedio de coste en dólares (DCA, por sus siglas en inglés)
  • Opera en largo cuando el mercado se recupere 

Cubre tus riesgos

Los traders podrían considerar recurrir a una estrategia de cobertura para gestionar el riesgo cuando se entra en recesión. 

Una estrategia de cobertura implica el uso de más de un activo a la hora de crearla. Por ejemplo, un inversor que tenga una cartera subyacente de acciones blue-chip que cotizan en la Bolsa de Nueva York podría considerar la posibilidad de operar con el índice Dow Jones para cubrir o proteger su cartera. 

Si la cartera de inversión tuviese un valor total de $100.000, el inversor podría abrir una posición corta del mismo tamaño en el índice USA30.

>> Previsión de la cotización del Dow Jones 

Si el mercado en general cae, la pérdida de valor de estas acciones blue-chip debería verse compensada, al menos parcialmente, por los beneficios de la posición corta en el índice. El uso de un índice para proteger o cubrir una cartera suele ser una solución más rentable que el coste alternativo de liquidar toda la posición en renta variable.

Los índices sectoriales también pueden utilizarse para cubrir acciones específicas de un sector. Por ejemplo, un índice bancario podría operarse frente a una cartera de acciones bancarias, y un índice de materias primas podría utilizarse como cobertura frente a una cartera de acciones mineras. 

Muchas personas utilizan CFDs en una estrategia de cobertura porque las pérdidas se pueden compensar con los beneficios a efectos fiscales.

>> Obtén más información sobre el trading con CFDs  

Opera en corto para aprovechar oportunidades en mercados bajistas

Las posiciones en corto constituyen una forma de aprovechar las oportunidades en los mercados bajistas. Muchos traders utilizan derivados financieros como los CFD para ir en corto. Estos permiten adoptar una posición especulativa sobre los movimientos del precio de un activo sin tener que ser titular directo del mismo. 

Supongamos que nos encontramos en recesión. Has identificado algunas empresas que posiblemente no puedan hacer frente a esta situación y crees que el precio de sus acciones se verá afectado. En consecuencia, decides abrir una posición en corto en las acciones de esa empresa, lo que te reportará beneficios si el precio de las acciones baja. Si la cotización sube, tendrás pérdidas.  

>> Crea una cuenta de trading para empezar con CFDs

Realiza un rebalanceo de tu cartera

Las recesiones afectarán a distintas acciones de forma diferente, dependiendo del tipo de empresa con la que quieras operar. Algunas empresas permanecerán estables durante una recesión, como las empresas de servicios públicos, las empresas de asistencia sanitaria y las empresas de consumo básico. Otras tienden a obtener peores resultados y su valor caerá, como las empresas de viajes y las del sector industrial. 

  • Empresas de servicios públicos:  Las empresas de servicios públicos prestan servicios a casi todos los hogares y empresas, suministrándoles electricidad, gas natural y agua. Estas empresas, altamente reguladas, se encuentran entre las mayores y más estables inversiones de capital disponibles en el mercado bursátil. Algunas de las empresas más resistentes a una recesión son NextEra ENERGYEonEnelEngieIberdrola.
  • Empresas del sector sanitario: Las acciones del sector sanitario pertenecen a empresas que desarrollan productos farmacéuticos, fabrican dispositivos médicos o prestan asistencia médica o seguros de enfermedad. Entre las empresas más resistentes a una recesión se encuentran UnitedHealth GroupPfizerAstra ZenecaSanofiRocheBioNTech.
  • Empresas de bienes de consumo básico: Los productos de primera necesidad son los bienes básicos que las personas compran para su vida cotidiana. Las empresas de este sector fabrican, distribuyen y venden productos como alimentos, bebidas y productos de higiene personal, que suelen ser menos sensibles a los ciclos económicos. Algunas de las empresas más resistentes a una recesión son BioNTech, Procter & Gamble, Nestlé, Altria, PepsiCo, Estee Lauder o British American Tobacco.

También existen ETF de servicios públicos como Utilities Select Sector SPDR Fund, ETF de asistencia sanitaria como Health Care Select Sector SPDR Fund, o ETF de bienes de consumo básico como Consumer Staples Select Sector SPDR FundConsulta aquí nuestra oferta de ETFs.

Utiliza el promediado del coste en dólares

El promedio del coste en dólares es una estrategia de inversión en la que se compra una cantidad fija de una inversión de forma regular, independientemente del precio actual. 

Las recesiones son buenas oportunidades para utilizar el método de promediar el coste en dólares, porque comprarás acciones a medida que baje el precio. Puedes promediar el coste en dólares con dinero adicional o simplemente programar tus dividendos para que se reinviertan automáticamente en el valor, lo que serviría para el mismo propósito.  

Opera en largo cuando el mercado se recupere

Comprar acciones o ir en largo con derivados durante una recesión puede ser arriesgado, sobre todo si se hace muy precipitadamente y el mercado sigue cayendo. Lo que hacen muchos traders e inversores es esperar al repunte inicial, cuando muchas acciones estarán en su nivel más bajo en varios años. Entonces comprarán a este nivel, con la esperanza de obtener la máxima recompensa de la eventual recuperación posterior a la recesión. 

Puedes ir en largo con CFD, del mismo modo que puedes utilizarlos para ir en corto. También puedes intentar beneficiarte de la recuperación posterior a la recesión invirtiendo directamente en las acciones de una empresa. Esto te convertirá en accionista, con derecho a voto y a recibir dividendos si la empresa los paga. 

Crea una cuenta de trading para operar con CFDs o abre una cuenta de inversión para empezar a invertir.

Conclusión 

Determinadas inversiones han tenido un comportamiento similar durante recesiones anteriores. Sin embargo, nadie puede predecir lo que ocurrirá en el mercado a corto plazo. Los precios de las acciones pueden sufrir una fuerte caída durante un mes, volver a subir al mes siguiente y volver a caer un mes después. 

Teniendo en cuenta que nadie puede predecir lo que harán los mercados bursátiles y cómo reaccionarán las personas a corto plazo, es prudente seguir la estrategia de inversión durante una recesión en los mercados o incluso durante una crisis económica, para así poder participar en la recuperación. 

Recursos gratuitos

Antes de empezar a invertir y a operar durante una recesión, deberías considerar la posibilidad de utilizar los recursos educativos que ofrecemos, como la Academia CAPEX o una cuenta de trading demo. La Academia CAPEX tiene muchos cursos para elegir, y todos abordan un concepto o proceso financiero diferente -como el análisis fundamental- para ayudarte a convertirte en un mejor trader o a tomar decisiones de inversión mejor fundamentadas.

Nuestra cuenta demo es el lugar adecuado para que aprendas más sobre el trading con apalancamiento, y además podrás conocer en detalle cómo funcionan los CFDs - así como qué se siente al operar con apalancamiento - antes de arriesgar capital real. Por esta razón, una cuenta demo con CAPEX.com es una gran herramienta para todos aquellos que invierten en acciones y que buscan dar el paso al trading con apalancamiento.

Compartir este artículo

La información presentada aquí está preparada por CAPEX.com/es y no pretende constituir un asesoramiento de inversión. La información aquí se proporciona como una comunicación general de marketing con propósitos solo de información, y como tal, no se han preparado de acuerdo con los requisitos legales diseñados para promover la independencia de un estudio de inversión, y no está sujeto a ninguna prohibición para hacer frente con antelación a la diseminación de los análisis de inversión.Los usuarios / lectores no deben confiar únicamente en la información presentada aquí y deben hacer su propia investigación / análisis leyendo también la investigación subyacente real.  El contenido adjunto es genérico y no tiene en cuenta las circunstancias personales, la experiencia de inversión o la situación financiera actual.Por lo tanto, Key Way Investments Ltd no aceptará ninguna responsabilidad por las pérdidas de los comerciantes debido al uso y el contenido de la información presentada en este documento. Rentabilidades y predicciones pasadas no garantizan resultados futuros.