Notifications Bell

¿Se encuentra el mercado energético en una espiral descendente?

¿Se encuentra el mercado energético en una espiral descendente?

El precio del petróleo cayó en el día de ayer más de un 2% debido a los avances en las negociaciones nucleares.

Un acuerdo favorable que permita a Irán volver a exportar petróleo podría suponer un aumento de la oferta de entre 1,5 y 2 millones de barriles diarios. El final de las negociaciones aún no está a la vista, pero el mercado ha empezado a anticiparlo.

También influyó en este movimiento los pronósticos de la Administración de Información de la Energía (EIA), que prevé un aumento de la producción en 2022 de 770.000 barriles frente a los 640.000 barriles por día (bpd) del pronóstico del mes pasado.

Si esta previsión se convierte en realidad, la producción alcanzaría los 11,97 mbpd. Además, la EIA proyectó una producción para 2023 de hasta 630K bdp frente a los 610K bdp anteriores, lo que significaría un total de 12,6 mbpd.

Este aumento del pronóstico de producción podría atribuirse al hecho de que las grandes compañías que operan en la zona del Pérmico (Texas) han estado hablando de aumentos significativos en las perforaciones. Parte de ello se produce a expensas del desarrollo en otras partes del mundo.

El riesgo para una corrección del precio del crudo continúa debido a la posibilidad de un recrudecimiento del conflicto en Ucrania. Pero, si las tensiones no se relajan, los analistas esperan que los precios se mantengan altos.

Hoy se publican las cifras de inventarios de la EIA con un pronóstico de 0,316M que puede tener impacto en la cotización si la cifra publicada se distancia de lo esperado.

El petróleo cayó ayer más de un 2%, pero todavía está lejos de las zonas en las que se puede considerar una corrección. El siguiente nivel de referencia que puede actuar como soporte se encuentra en 86,50.

Por otro lado, la economía estadounidense muestra señales de fortaleza en el sector del consumo privado que contribuye de manera importante al PIB, pero que no ayuda a una relajación de los niveles de inflación.

Los datos publicados de las tarjetas de crédito muestran que la deuda de los hogares de EE.UU. aumentó en $ 333 mil millones en el cuarto trimestre. La deuda total de los hogares alcanza los $15,58 billones. Los saldos de hipotecas también aumentaron $258 mil millones en el cuarto trimestre.

Los índices bursátiles tuvieron un desempeño positivo. Las expectativas sobre un incremento agresivo de tipos para el mes de marzo de 0,50% aumentaron, mientras el rendimiento del bono de 10 años, Tnote, alcanzó el 1,95%