Article Hero

Cartera de inversión

14 minutes
intermediate
Investment Portfolio
Miguel A. Rodriguez
Miguel A. Rodriguez
28 noviembre 2023

El aspecto más importante de construir una cartera de inversión es equilibrar las oportunidades de crecimiento con los riesgos.

No hace falta ser rico para tener éxito al construir una inversión de cartera. Pero, para que los rendimientos de tu cartera de inversión igualen o incluso superen a los del mercado bursátil en general, necesitas unos conocimientos básicos sobre cómo invertir.  

Los inversores pueden construir carteras alineadas con las estrategias de inversión siguiendo un enfoque sistemático. A continuación se detallan algunos pasos esenciales para adoptar este enfoque.

  • Determina la composición de activos adecuada a tus objetivos de inversión y tolerancia al riesgo. 
  • Abre una Cuenta Invest y elige los activos individuales para tu cartera. 
  • Supervisa la diversificación de tu cartera, comprobando cómo han cambiado las ponderaciones.

Definición de cartera de inversión 

Una cartera de inversión es un grupo de activos financieros que posee un inversor con la expectativa de que obtenga un rendimiento o aumente su valor con el tiempo, o ambas cosas. Una inversión en cartera difiere de una inversión en un negocio directamente en que tu participación es pasiva, lo que significa que no tomas decisiones de gestión.  

La inversión en cartera puede dividirse en dos categorías principales:

  • La inversión estratégica consiste en comprar activos financieros por su potencial de crecimiento a largo plazo o su rendimiento, o ambas cosas, con la intención de conservarlos durante mucho tiempo.
  • El enfoque táctico requiere una actividad activa de compra y venta con la esperanza de obtener ganancias a corto plazo.

Carteras de inversión y asignación de activos 

El primer paso es decidir con qué nivel de riesgo te sientes cómodo. Las inversiones de mayor riesgo pueden generar grandes beneficios, pero también grandes pérdidas. Por lo general, invertir en acciones produce los mayores rendimientos, mientras que invertir en bonos aumenta la estabilidad del valor de tu cartera.

Hay tres aspectos clave que debes tener en cuenta para la asignación de activos: tus objetivos financieros, tu horizonte de inversión y tu tolerancia al riesgo.

Objetivos financieros 

Antes de empezar a construir tu cartera, haz balance de tus objetivos financieros a corto, medio y largo plazo. Los objetivos a corto plazo están pensados para alcanzarse en menos de tres años, como las vacaciones o la renovación de tu casa. Los objetivos a medio plazo pueden oscilar entre tres y diez años y pueden incluir objetivos como pagar la educación universitaria de los hijos. Los objetivos a largo plazo, como planificar la jubilación o comprar una casa, pueden tardar más de 10 años en alcanzarse. Por lo tanto, nuestra asignación de activos debe reflejar estos objetivos.

Horizonte temporal de inversión 

Esto se refiere al periodo de tiempo durante el cual esperas mantener una inversión. El horizonte de inversión de los distintos activos de tu cartera debería decidirse en función de tus objetivos financieros. Tu cartera debe incluir activos que maduren a tiempo para objetivos a corto, medio y largo plazo.

Tolerancia al riesgo

La tolerancia al riesgo es el nivel de riesgo que puedes soportar, y depende de tus ingresos, tus gastos y tu disposición a asumir riesgos. Puede variar de una persona a otra y también puede cambiar con el tiempo. Por ejemplo, tu tolerancia al riesgo puede aumentar a medida que aumenta tu salario, y disminuir con más personas a tu cargo y más gastos. La tolerancia al riesgo también puede verse afectada por la edad, ya que las personas que están más cerca de la jubilación pueden estar menos dispuestas a tolerar riesgos elevados.

Diversificación del riesgo  

La diversificación del riesgo es una de las piedras angulares de una inversión inteligente. Se basa en el principio de que los distintos activos están asociados a diferentes niveles de riesgo e implica invertir en una variedad de activos para minimizar el impacto de los riesgos asociados a una sola clase de activos. Las inversiones de bajo riesgo suelen asociarse a rendimientos bajos, mientras que las inversiones de alto riesgo suelen generar rendimientos más elevados.  

Al invertir en distintas clases de activos, podemos encontrar un equilibrio entre nuestro riesgo y nuestra seguridad. La diversificación también debe extenderse dentro de cada clase de activos. Invertir en distintos sectores y mercados aísla tu cartera de una caída repentina en esos sectores, limitando los daños. La diversificación del riesgo dicta que los riesgos de invertir en acciones de alto crecimiento para obtener rendimientos óptimos deben contrarrestarse con activos de bajo riesgo y bajo rendimiento, como los valores del mercado o los bonos.

Cómo construir una cartera de inversión 

Una inversión inteligente tiene en cuenta tus gastos corrientes, mientras te permite planificar tus objetivos a corto y largo plazo. El aspecto más importante a la hora de construir una cartera es equilibrar las oportunidades de crecimiento con los riesgos. El truco está en entender tu propio apetito por el riesgo mientras construyes una cartera diversificada.

1. Elige una cuenta que te permita alcanzar tus objetivos 

Para construir una cartera de inversión, necesitarás una cuenta de inversión en un bróker como CAPEX.com. Los distintos brokers de bolsa ofrecen diferentes tipos de cuentas, planes de comisiones y gamas de mercados.

Las cuentas de inversión son las más adecuadas para la estrategia tradicional de "comprar y mantener", en la que una persona compra un activo directamente con la intención de conservarlo durante un largo periodo de tiempo y venderlo más tarde para obtener un beneficio.

Son diferentes de las cuentas de trading, que se utilizan para especular con el precio futuro de un mercado a través de productos derivados. Estos productos toman su valor de un activo subyacente, y no requieren que el trader posea el activo para tomar una posición.

Los traders no sólo pueden abrir la posición "larga" más tradicional, sino que también pueden aprovechar los mercados que están bajando de precio, lo que se conoce como ir "en corto". Esto abre otra vía de beneficios potenciales.

Considera exactamente para qué estás invirtiendo antes de elegir una cuenta. Por favor, ten en cuenta que CAPEX.com ofrece ambas posibilidades, con nosotros, puedes comprar acciones y fondos tradicionales y operar con CFDs sobre acciones, índices, bonos, materias primas, divisas y criptomonedas.

2. Elige tus inversiones en función de tu tolerancia al riesgo 

Después de abrir una cuenta de inversión, tendrás que llenar tu cartera con los activos reales en los que deseas invertir. He aquí algunos tipos comunes de inversiones:

Acciones 

Cartera de inversión en acciones

Las acciones son una pequeña porción de la propiedad de una empresa. Los inversores compran acciones que creen que subirán de valor con el tiempo. El riesgo, por supuesto, es que las acciones no suban o incluso pierdan valor. Para ayudar a mitigar ese riesgo, muchos inversores invierten en acciones a través de fondos (como fondos indexados, fondos de inversión o ETFs) que poseen una colección de acciones de una amplia variedad de empresas. Si optas por acciones individuales, suele ser aconsejable asignarles sólo entre el 5 % y el 10 % de tu cartera.

Bonos 

Cartera de inversión en bonos

Los bonos son préstamos a empresas o gobiernos que se devuelven a lo largo del tiempo con intereses. Los bonos son inversiones más seguras que las acciones, pero suelen tener rendimientos más bajos. Puesto que sabes cuánto recibirás en intereses cuando inviertes en bonos, se denominan inversiones de renta fija. Esta tasa de rentabilidad fija de los bonos puede equilibrar las inversiones más arriesgadas, como las acciones, dentro de la cartera de un inversor.

Fondos 

Cartera de inversión en fondos

Los fondos indexados y los ETFs tratan de igualar el rendimiento de un determinado índice de mercado, como el USA500 o sectores específicos, el dólar estadounidense, el petróleo, el oro e incluso Bitcoin. Como no requieren que un gestor elija activamente las inversiones del fondo, estos vehículos suelen tener comisiones más bajas que los fondos gestionados activamente.  

Si deseas que tus inversiones marquen la diferencia también fuera de tu cartera de inversión, puedes considerar la inversión de impacto. La inversión de impacto es un estilo de inversión en el que eliges las inversiones en función de sus valores. Por ejemplo, algunos fondos medioambientales sólo incluyen empresas con bajas emisiones de carbono. Otros incluyen empresas de energía verde, acciones mineras de oro y vehículos eléctricos.

¿Te interesan otros tipos de inversión? Infórmate sobre fondos de inversión inmobiliaria (REITs), futuros, opciones e inversiones alternativas como divisas, criptomonedas o NFTs.

Aunque pienses en otras cosas como inversiones (tu casa, coches u obras de arte, por ejemplo), normalmente no se consideran parte de una cartera de inversión.

3. Determina la mejor asignación de activos para ti 

Así pues, sabes que quieres invertir principalmente en fondos, algunos bonos y algunas acciones individuales, pero, ¿cómo decides exactamente qué proporción de cada clase de activo necesita? La forma en que divides tu cartera entre los distintos tipos de activos se denomina asignación de activos y depende en gran medida de tu tolerancia al riesgo.

A la hora de crear una cartera desde cero, puede ser útil consultar carteras modelo para hacerse una idea de cómo puedes asignar tus propios activos. Mira los ejemplos siguientes para hacerte una idea de cómo pueden construirse carteras agresivas, moderadas y conservadoras. 

Cartera conservadora 

Esta cartera invierte en productos de renta fija y está diseñada para inversores con mucha aversión al riesgo o con horizontes temporales cortos. La exposición será principalmente a bonos del Estado y corporativos, con exposición adicional a bonos de alto rendimiento, indexados y de mercados emergentes. Los rendimientos se obtendrán principalmente reinvirtiendo los ingresos, y hay muy poco margen para el crecimiento del capital.

Cartera moderada 

Esta cartera invierte principalmente en productos de renta fija como bonos del Estado, corporativos y de alto rendimiento, pero también tiene cierta exposición a acciones con dividendos y acciones de valor, y a activos alternativos como el oro. Está diseñada para inversores que buscan proteger sus ahorros, pero quieren mantenerse por delante de la inflación a largo plazo.

Cartera equilibrada 

Esta cartera invierte en una combinación aproximadamente igual de productos de renta fija y renta variable mundial, con la adición de algunos activos alternativos como inmuebles y oro. Está diseñada para inversores que desean incrementar sus ahorros a lo largo del tiempo, pero quieren hacerlo con la diversificación mejorada que pueden proporcionar los productos de renta fija. Los rendimientos de esta cartera se obtendrán mediante una combinación de crecimiento del capital y reinversión de los ingresos.

Cartera de crecimiento

Esta cartera principalmente invierte en renta variable mundial, con exposiciones adicionales de diversificación a productos de renta fija y alternativos. Está diseñada para inversores con una alta tolerancia al riesgo, que están dispuestos a sufrir fluctuaciones importantes en el valor de sus inversiones con el fin de lograr un crecimiento a largo plazo. Los rendimientos de esta cartera se obtendrán principalmente mediante el crecimiento del capital, pero también mediante la reinversión de los ingresos.

Cartera agresiva 

Esta cartera predominantemente invierte en acciones de crecimiento, con una exposición residual a productos de renta fija y alternativos. Está diseñada para inversores con una tolerancia al riesgo muy elevada o para aquellos con un horizonte temporal prolongado que puedan permitirse fluctuaciones significativas en sus ahorros mientras tratan de lograr mayores tasas de crecimiento a largo plazo. Los rendimientos de esta cartera se obtendrán principalmente a través del crecimiento del capital, pero también mediante la reinversión de los ingresos.

4. Reequilibra tu cartera de inversiones cuando sea necesario

Una vez que tengas una cartera establecida, debes analizarla y reequilibrarla periódicamente, porque los cambios en la evolución de los precios pueden hacer que cambien tus ponderaciones iniciales. Para evaluar la asignación real de activos de tu cartera, clasifica cuantitativamente las inversiones y determina la proporción de sus valores con respecto al conjunto.

Otros factores que pueden alterarse con el tiempo son tu situación financiera actual, tus necesidades futuras y tu tolerancia al riesgo. Si estas cosas cambian, puede que tengas que ajustar tu cartera en consecuencia. Si tu tolerancia al riesgo ha disminuido, quizá debas reducir el número de acciones. O tal vez ahora estés preparado para asumir un mayor riesgo y tu asignación de activos requiera que una pequeña proporción de ellos se posea en acciones de pequeña capitalización más volátiles.

Para reequilibrar, determina cuáles de tus posiciones están sobreponderadas e infraponderadas. Por ejemplo, supongamos que tienes el 30 % de tus activos actuales en renta variable de pequeña capitalización, mientras que tu asignación de activos sugiere que sólo deberías tener el 15 % de tus activos en esa clase. Reequilibrar implica determinar qué parte de esta posición debes reducir y asignar a otras clases.

Una vez que hayas determinado qué valores necesitas reducir y en qué medida, decide qué valores infraponderados comprarás con los ingresos obtenidos de la venta de los valores sobreponderados.

Consejos para la cartera de inversión 

Llegados a este punto, deberías tener una idea más clara de cómo vas a gestionar tu proceso de inversión. Sabes por qué estás invirtiendo, cuánto dinero y tiempo puedes dedicar, así como cuánto crecimiento quieres conseguir y en qué plazo.

Ahora tendrás que introducir un poco de realidad. Invertir dinero conlleva riesgos. Tienes que pensar detenidamente en todo lo que podría hacer descarrilar tu creación de riqueza y desarrollar un plan sobre cómo afrontar estas situaciones en caso de que se presenten.

A continuación, te ofrecemos algunos consejos que te ayudarán a planificar casi cualquier riesgo futuro.

Consulta la rentabilidad media del mercado en el que planeas invertir 

Si nunca has invertido antes, es imposible adivinar cuánto puedes esperar beneficiarte de un activo concreto. Por lo tanto, tu estrategia debe incluir los rendimientos medios anuales del mercado. Recuerda que esto es sólo para darte una idea del rendimiento pasado, pero no hay ninguna garantía de que estos resultados continúen después de que tú inviertas tu dinero.

Saber cuánto puedes esperar ganar cada año te será útil para elegir las inversiones que podrían ayudarte a alcanzar tu objetivo. También puede ayudarte a ajustar tu estrategia si es necesario, ya que podrás ver si tu objetivo es alcanzable en tu plazo de tiempo preferido.

Sin embargo, un activo o mercado que produce más beneficios también puede ser propenso a mayores niveles de volatilidad y, por tanto, de riesgo.

Recuerda que invertir es una tarea a largo plazo, por lo que ganar dinero rápido no debe ser tu objetivo. Lo ideal es que la mayor parte de tu cartera esté formada por activos con un historial de rentabilidad más constante.

Considera cuánto puedes perder 

El principal riesgo de invertir es que el valor de tu inversión caiga en el momento en que necesites disponer de tu efectivo. Aunque es imposible saber cuánto podrías perder con una inversión, puedes hacerte una idea observando su historial.

Sin embargo, a veces acontecimientos sin precedentes pueden hacer que un mercado que normalmente funciona bien experimente una caída, independientemente de su rendimiento en el pasado. Por ejemplo, el US Tech 100 había alcanzado una serie de máximos históricos antes de la propagación del novedoso coronavirus en 2019/2020.

Cuando la pandemia afectó a todo el mundo, provocó una enorme caída de los rendimientos del índice, ya que los cierres de ciudades y países limitaron el trading en muchos de sus componentes.  

Los mercados de acciones y los principales índices bursátiles recuperaron posteriormente estas pérdidas. Pero si hubieras invertido en un ETF que sigue al Nasdaq 100 y hubieras vendido tu posición antes de ello, habrías tenido una pérdida significativa.

Infórmate sobre las acciones correctas que tomar 

Ver caer el valor de tu inversión podría tentarte a vender tu participación antes de tiempo. Sólo estudiando los patrones de un activo en el mercado podrás comprender detalles importantes sobre su rendimiento.

Al igual que las rebajas en una tienda, la caída de los precios de las acciones puede suponer una oportunidad de compra. Así que, en lugar de vender activos que podrían recuperarse en el futuro, en su lugar puedes aumentar tus participaciones con la esperanza de que el mercado se recupere. De forma alternativa, puedes proteger tu cartera con CFDs.

Cuando analices el historial de un activo, ten en cuenta factores como cuánto cayó su valor antes de recuperarse en el pasado, así como el marco temporal en el que ocurrió. Tener esos detalles a mano cuando los mercados caen te ayudará a mantenerte firme cuando el precio vuelva a bajar, porque comprenderás que la caída de los precios de las acciones es una parte normal de la inversión.

Sin embargo, los mercados financieros son volátiles. Por eso, no hay garantías de que un determinado activo vuelva a sus niveles anteriores como lo hizo en el pasado.

Respalda tu cartera con una orden stop-loss  

Una cartera de inversión está pensada esencialmente para el largo plazo. Al dejar que tus inversiones maduren a lo largo de un periodo, también puedes dejar que los riesgos asociados se desarrollen. Para los inversores a largo plazo, una estrategia de comprar-mantener puede ser más beneficiosa que el day trading e incluso que el swing trading, que requiere una vigilancia constante y un conocimiento exhaustivo del mercado.  

Al mismo tiempo, es importante limitar las pérdidas mediante estrategias como una orden stop-loss. Se trata de una orden colocada con un bróker para comprar o vender un valor cuando alcance un precio determinado.

Por ejemplo, si tu stop-loss está fijado en el 12 %, el bróker venderá el valor cuando caiga un 12 % por debajo del precio que tú pagaste por él, protegiéndote de cualquier pérdida adicional.

Estudia el mercado, evalúa los riesgos cualitativos de una acción  

Para ser un inversor a largo plazo, también hay que invertir algo de tiempo en estudiar los mercados y comprender los factores que influyen en sus movimientos. Los principales mercados son el mercado monetario, el mercado de capitales, el mercado crediticio, el mercado de divisas y el mercado de deuda. Las políticas de la Fed y otros bancos centrales, la inflación, la demanda y la oferta son algunos de los factores que influyen en las fluctuaciones del mercado.  

Además, también debes evaluar los riesgos asociados a cualquier acción antes de invertir en ella. Para el análisis cualitativo del riesgo, debes tener en cuenta los antecedentes de la empresa, incluidos su gobierno corporativo y su cumplimiento, su ventaja competitiva, su valor de marca y la presencia de prácticas de gestión del riesgo.

Conclusión  

A lo largo de todo el proceso de construcción de la cartera, es vital que recuerdes mantener tu diversificación por encima de todo. No basta con poseer valores de cada clase de activos; también debes diversificar dentro de cada clase. Asegúrate de que tus tenencias dentro de una determinada clase de activos se reparten entre una serie de subclases y sectores industriales.

Como hemos mencionado, los inversores pueden lograr una excelente diversificación utilizando ETFs. Estos vehículos de inversión permiten a los inversores particulares con cantidades de dinero relativamente pequeñas obtener las economías de escala de las que disfrutan los grandes gestores de fondos y los inversores institucionales.

Recursos gratuitos  

Antes de empezar a construir una cartera de inversión, deberías considerar la posibilidad de utilizar los recursos educativos que ofrecemos, como la Academia CAPEX o una cuenta demo de trading. La Academia CAPEX tiene un montón de cursos para que elijas, y todos ellos abordan un concepto o proceso financiero diferente (como los fundamentos de los análisis) para ayudarte a convertirte en un mejor trader o tomar decisiones de inversión más informadas.

Nuestra cuenta demo es un gran lugar para que aprendas más sobre la compraventa tradicional de acciones y el trading apalancado, y serás capaz de obtener una comprensión profunda de cómo funcionan los CFDs (así como lo que es operar con apalancamiento) antes de arriesgar capital real. 

disclaimers_academy

course_share_title

article_rating_title

awful
ok
great
awesome

read_more

Miguel A. Rodriguez
Miguel A. Rodriguez
financial_writer

Miguel worked for major financial institutions such as Banco Santander, and Banco Central-Hispano. He is a published author of currency trading books.